4 de agosto de 2010

video

EL MUNDO OBJETIVO Y SUBJETIVO

¡Hola! ¡Estamos! Y eso es innegable, ¿Cómo estamos? eso es secundario ya que depende de cada uno, ¿Si o No? ¿Cómo se establece un acuerdo entre las personas?
¡Todos los temas son discutibles! Entonces ¿Cómo ponernos de acuerdo? ¿Seguiremos un camino subjetivo u objetivo?
En Oriente se ha profundizado mucho este tema y se ha llegado a conclusiones indudables, de una firmeza tal desde su enfoque, que resulta imposible rebatirlas desde otros enfoques.
Comencemos aclarando que en el mundo el hombre “conoce” y “diferencia” entre Sujetos y Objetos.
Un caballero llamado Patanjali, meditó a este respecto y aclaró el panorama esencial.
¡El conocimiento existe! Y en los humanos se establece un tipo de conocimiento que es un pálido reflejo del Gran Conocimiento, algo así como: la luz directa del Sol y aquello que es iluminado indirectamente por la luz solar.Aparentemente para la mayoría existe un Sujeto que conoce (perceptor) y un objeto conocido (percibido). Siempre que ponemos nuestra atención en un objeto, conocemos sobre él.
Necesitaremos definiciones de alcance universal para comprender más, a saber: ¿Qué es sujeto?, ¿Qué es objeto? ¿Hay algún límite o frontera entre ambos? ¿Cuál es la frontera o límite que diferencia a un sujeto de un objeto?
La frontera entre Sujeto y Objeto, está dada por los sentidos.
Objeto: es entonces todo aquello que se conoce a través de los sentidos (un sonido, una canción, la comida, las texturas, los paisajes, el cuerpo humano, todas las “cosas”, incluso los sentidos por ser cuantificables y cualificables con instrumentos adecuados para tal fin.
Sujeto: es entonces todo aquello que se conoce sin la intervención de los sentidos (emociones, pensamientos, impulsos, recuerdos)
Ahora bien resulta imposible que el hombre pueda ser objetivo. Ya que lo más que ha logrado descubrir es aquello que sucede en condiciones repetidas o repetibles de tiempo, lugar y forma. Es decir el hombre objetivo aparece como un buscador de condiciones o causas de aquello que fuera de él acontece, como deteniendo Todo en algún momento para comprenderlo. Todo lo que investiga tiene encima, su propia historia de vida y el propósito o intención que lo impulsa a su investigación aunque pretenda restarle importancia o influencia.
¿Se presenta entonces alguna otra manera de conocer sujetos y objetos menos cargada (o enturbiada) de nuestra historia? Si. El conocimiento directo.

Tarea: escoge un objeto al azar y obsérvalo sin emitir ningún juicio de valor, ni de forma o nombre. Cuando observas por ejemplo un árbol ve solo “eso” enfrente de ti, sin ningún pensamiento.

Para Conocerte a ti, como sujeto, cierra tus ojos y permanece en silencio. Deja pasar todos pensamientos sin seguir o subirte a ninguno de ellos ni tampoco le prestes atención a nada externo.
Así nos iniciaremos en el camino de la meditación. No discutamos por la Verdad, “Conozcámosla directamente”

Siempre Juntos. Siempre positivos.
Marcelo dos Santos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...